PRODUCTOS ECO, BIO, ORGÁNICOS – ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

Rate this post

En la actualidad, es difícil no darse cuenta de que la sociedad está cada vez más interesada en productos calificados como beneficiosos para la salud. Cada vez con más frecuencia, en los estantes de las tiendas, vemos alimentos y objetos cotidianos con etiquetas especiales. Los productos se describen como eco, bio u orgánico. ¿Por qué se caracterizan? ¿Difieren significativamente en significado? Lo trataremos en este post.

¿SON ESTOS CONCEPTOS REALMENTE DIFERENTES?

Las opiniones están divididas. A menudo, los términos eco, bio u orgánico se usan indistintamente. Algunos dicen que estas palabras se diferencian únicamente en el sonido, por lo que son sinónimos que definen exactamente lo mismo.

Incluso desde este punto de vista, página de inicio – ver, debe tenerse en cuenta que incluso los reemplazos de palabras rara vez significan exactamente lo mismo. Suelen centrarse en otra cosa. Lo mismo es cierto en este caso. E incluso sin un análisis lingüístico exhaustivo, llegamos a la conclusión de que los términos están relacionados, pero cada uno es responsable de cosas ligeramente diferentes.

PRODUCTOS ORGÁNICOS

En esta perspectiva, ¿cuáles son las características de los productos orgánicos?

Según la descripción del diccionario, “orgánico” significa perteneciente al mundo animal o vegetal, por lo tanto relacionado o procedente del mundo orgánico. Además, las estrictas normas estipulan que un producto que quiera ser considerado orgánico debe contener al menos un 95 % de ingredientes naturales en peso.

PRODUCTOS ORGÁNICOS

En el proceso de producción orgánica, es importante mantener ciertos estándares. La condición del suelo no debe sufrir por esto. Debemos esforzarnos por mantenerlo fértil y, lo que es más, debemos esforzarnos por aumentar aún más su valor. Por supuesto, utilizando sólo métodos naturales.

La tierra no puede ser explotada. A la larga, esto trae malos resultados.

El uso de la rotación de cultivos, es decir, un sistema de cultivo basado en la aparición sucesiva de plantas en ciertos campos, resulta útil aquí. Esta es una agricultura a largo plazo, cuidadosamente pensada. Además, tiene una aplicación preventiva. Esto previene enfermedades de las plantas.

Los productos orgánicos no contribuyen al agotamiento de los campos. Su potencial es sostenido. Muchas áreas, una vez ricas en cultivos, ahora son inutilizables y han sido degradadas por sustancias nocivas. Es importante destacar que, junto con la tierra, muere todo el ecosistema asignado a ella. Se crea un monocultivo que reemplaza la exuberante biodiversidad. Para evitar esto, también es necesario asegurar la pureza de las aguas subterráneas. Estos, si se contaminan, reducen significativamente la productividad de los campos.

PRODUCTOS ECOLÓGICOS

Volvamos a las fuentes aquí. Entonces, ¿qué significa el prefijo “eco”? Actualmente, se agrega a términos muy diferentes, a veces tal combinación no está justificada o incluso es divertida. Sin embargo, no escribiremos sobre eso.

Según la etimología, el prefijo “eco” está asociado al entorno natural, la naturaleza. Por ejemplo, “ecología” se usa para describir la ciencia de la naturaleza.

Entonces, ¿por qué deberían caracterizarse los productos ecológicos?

Deben basarse en las mejores prácticas ambientales. Por lo tanto, no pueden perturbar o incluso destruir ningún ecosistema. Además, deberían incluso sustentar sistemas naturales en peligro de extinción. Además, el producto ecológico, según los supuestos, se compone en la mayor medida posible de los recursos naturales de la tierra.

Aquí es importante mantener intactas las poblaciones de animales y plantas que se encuentran en el área de cultivo. En el caso de amenazas, de acuerdo con los estándares aceptados, deben estar completamente protegidos. Cada especie juega un papel importante en el mantenimiento del equilibrio de un ecosistema dado; si falta uno, entonces el estado de armonía puede verse perturbado. El tema no puede ser abordado de manera selectiva, por el contrario, de manera holística.

La conciencia ecológica de los compatriotas crece año tras año. Esto se confirma por el hecho de que la demanda de detergentes, a veces denominada ecoquímica, está creciendo. Es importante destacar que su composición contiene una cantidad mínima de sustancias nocivas, gracias a lo cual no contaminan el suelo, el aire y el agua. Las personas con piel más sensible también se benefician de esto: la química orgánica ciertamente no es tan alergénica como los detergentes estándar.

Los agentes de limpieza ecológicos están marcados con certificados especiales. Dentro de la Unión Europea, la etiqueta ecológica es válida. Para que un producto reciba este premio, todas las etapas de su creación deben cumplir con estrictos requisitos ecológicos.

Hay muchas ecomarcas. Vale la pena averiguar qué nos dicen los más importantes y populares. Al comprar un producto marcado con tal etiqueta, también estamos a favor del desarrollo sostenible. Entre los signos podemos encontrar: informándonos que el empaque es biodegradable. Por lo tanto, se descompone durante el proceso de compostaje y no emite sustancias nocivas para la salud.

Otra, igualmente importante y bastante difundida, nos comunica que el embalaje es reciclable, es decir, reciclable. Reconocemos el signo por tres flechas que se apuntan entre sí, formando un triángulo. Además, puede haber un valor porcentual en el medio: indica qué parte del producto se hizo con materiales reciclados. En este contexto, vale la pena mencionar los paños de limpieza para la suciedad industrial y las toallas de papel: no solo combaten eficazmente todo tipo de contaminación, sino que a menudo son 100% reciclados.